Un poco de Historia

Horacio Cacciabue debió ser músico entre de tantas otras cosas. Es de río, es colores que disuelven la geometría precisa, es la filosofía ocasional, pero no puede el tiempo fundir su realidad en sonidos. Por eso pinta como un modo de mantener en puro presente la armonía que no es aire sonoro sino materia acrílica, decidido a reemplazar toda la música por la mancha.Su obra transita el límite del color, de la forma, del sentido. Son como huellas de un pensamiento que está sucediendo en el mismo instante de la marca.

Nació un sábado a la noche de carnaval, como corresponde a su espíritu dionisíaco, siempre aturde a sus interlocutores con la frase de Nietzche “solo creería en un dios que sepa bailar”. Fue en la década del 50 del siglo pasado en Avellaneda donde, desde el otro lado del riachuelo, el sur y aceite se hunden en el barro que a veces, solo a veces, se subleva. Anduvo en muchas cosas, y también por la pintura hasta que se cruzaron dos acontecimientos en su vida, sus problemas con la vista y encontrar a su maestro, Carlos Gorriarena. A partir de allí la pintura fue el motivo de su vida y desde ese momento nace su obra transitando por los carriles conocidos. Cacciabue es un pintor que no alivia dolor alguno porque es demasiado sensual. Es báquico. Sus colores primarios tienen olor a sangre, a crudo. Da hambre. Crea un estado de necesidad. Queremos ver más cuadros. Pasar de un cantante de Jazz a un boxeador, de un compás a un Tango. ¿Qué es lo que le gusta tanto en el Tango, en el Jazz, el Box para pintarlos con tal pasión?. Lo único que resalta es que en esas escenas hay negros. Todos saben que a Horacio Cacciabue se lo conoce por “El Indio”, digamos piel roja. Con rojo y negro puede vivir en una isla desierta, el amarillo y el verde lo tendrá por añadidura gracias al sol y la selva.

Se autodefine como pintor , teórico de cine y diletante en filosofía. Se ha formado con Roberto Tessi, Eugenio Kutika y su mentor y a quien considera su maestro, Carlos Gorriarena. También en la Escuela Superior Ernesto de la Cárcova realizó estudios con: Eduardo Stupia, Pablo Suárez, Roberto Elía, Juan Astika, Adolfo Nigro, Jorge Pietra, Eduardo Pirozzi y Tulio Sagastizábal. También se perfeccionó en acuarela con el maestro Daniel Salaberria. Estudió teoría y estética del cine con Rodrigo Tarruella, Ricardo Parodi y Angel Faretta. Transita el universo de la filosofía desde hace más de veinte años en distintos cursos y seminarios, reconociendo su iniciación en esa disciplina con Raúl Cerdeira y participa desde hace años en el seminario de los jueves que coordina y dirige Tomás Abraham. Realiza exposiciones individuales y colectivas desde hace más de veinte años en ámbitos culturales de la nación y la ciudad (Centro Cultural Recoleta, San Martín, Museo de Arte Contemporáneo de la Plata, Museo Yrurtia y en importantes galerías. La manaza y los ojos de Horacio Cacciabue son nómades, como buena parte de su vida. Por eso su obra transita por distintos lugares del mundo, especialmente a partir del 2007, con su consagratoria muestra en Florencia, Italia. Si bien no participa en concursos ni salones premiatorios ha conseguido, a través de los años, distinciones importantes, pero sin dudas la que más lo representa en lo personal es la obtenida en el 2008 al ser nombrado ciudadano ilustre de su ciudad natal, Avellaneda, en reconocimiento a su trayectoria. Y, recientemente, el ser elegido como uno de los participantes representando a Argentina en las Olimpiadas de Arte 2012 en Londres con el auspicio de la República China.

Formalidades

FORMACIÓN: talleres de, Carlos gorriarena, Roberto Tessi y Eugenio Cutica. En la Escuela Superior Ernesto de la Cárcova, talleres de Pablo Suárez, Tulio de Sagastizábal, Auba Milanovbik, Felipe Pino, Jorge Pietra, Juan Astica, Adolfo Nigro. Taller de acuarela con Daniel Salaberria.

Estudió Estética y Cine con Ángel Ferreta, Rodrigo Tarruella y Ricardo Parodi.

Transita el Universo de la Filosofía, reconociendo su inclinación con Raúl Cerdeira. Participa desde hace años en el seminario de los Jueves que coordina y dirige Tomás Abraham.

/
/
/

Notas

1. Mario Mactas

Diario Clarín

Horacio Cacciabue, gran pintor que también participa en El Seminario de los Jueves-grupo de aficionados a la filosofía, dirigidos por el filósofo Tomás Abraham-me invitó a "Expotrastiendas". Leer Mas...




2. Miguel Angel García

Dicen que Cacciabue pinta así porque la vista le falla. Yo no lo creo; Cacciabue abofetea a los ciegos, que son la gran mayoría, para que aprendan a ver. Como hicieron Edvar Munch, Emil Nolde, Ernst Kirchner (¿será pariente el pingüino?) y los demás expresionistas, Leer Mas...

3. Tangomania Magazine

Tango e pittura un connubbio presente nelle opere del maestro Horacio Cacciabue.Nei quadri del maestro argentino e cio che non e definibile che ammalia lo sguardo; i lineamenti appena accennat, Leer Mas...

4. Pliegos de Arte

Son mis pasiones, me frepresentan y trato de desarrollarlas en un lenguaje autónomo, distinto. En ese registro digo que vivo atrapado en lo absurdo de que mis cuadros se oigan o se muevan. Leer Más...





5. Raúl Santana

Las obras de Horacio Cacciabue son el repetido intento de atrapar en la tela o el papel visiones cuyo dinamismo solo permite fijar huellas; sus escenas se hacen y deshacen en una vertiginosa danza que a todo lo somete a sus ritmos y de la que sólo es posible fijar algún instante... Leer Más...

Muestras, Premios y otras Yerbas...